Blog 2Entrevistas

Antoine Cas: «He ido depurando los bocetos hasta tener lo justo, no me gusta el barroquismo iconográfico»

A pocas horas de que esta tarde conozcamos el cartel anunciador de la Semana Santa de Huelva, en CuartoTramo.com hemos querido hablar con su autor, Antoine Cas, para conocer de primera mano cómo ha sido realizar esta obra.

La primera pregunta es obligada. A pocas horas de que toda Huelva conozca su obra, ¿cómo son estos momentos previos? ¿Qué siente

Me siento espectante, un poco nervioso… lo normal, pero con optimismo de haber hecho lo que debía.

En su presentación allá por octubre dijo que ya tenía la idea pensada. ¿La sucesión de noticias que hemos tenido en este tiempo acerca de la Semana Santa le ha hecho variar esa idea o se ha mantenido fiel?

En cierta medida me he mantenido conforme a algunos elementos formales, pero las circunstancias me han hecho cambiar el concepto, el contenido. He realizado una cantidad ingente de bocetos que, poco a poco he ido depurando hasta tener lo justo. No me gusta el barroquismo iconográfico… aturde al espectador.

¿Cómo ha sido realizar el cartel? ¿Sigue alguna liturgia a la hora de pintar?

Si, soy muy maniático con mis cosas, necesito estudiarlo todo mucho. Igual que un texto teatral necesita de un estudio previo, para que después salga real y veraz. Yo necesito trabajar así, practicando mucho para llegar a lo que busco… La creación no resulta de algo espontáneo.

Su faceta como cartelista cofrade es relativamente reciente, ¿varía mucho el afrontar un cartel para una hermandad con respecto a realizar otro tipo de obra pictórica?

Sí, completamente. Se buscan otros recursos formales. No es lo mismo escribir una novela, que un ensayo o un artículo… El cartel tiene unos parámetros determinados que te obligan a no salirte, lo difícil está en poder emocionar con algo publicitario. Si lo consigues, y sobre todo en el arte sacro, entonces perfecto.

Espero que Huelva reciba mi cartel, su cartel, como un abrazo incondicional de fraternidad y esperanza

En cuestión de pocos meses habrá realizado ya dos carteles para nuestra ciudad, tras el de la Virgen del Carmen presentado el pasado verano. ¿Conocía previamente nuestra tierra y su Semana Santa?

Sí, la verdad que ha sido una sorpresa grata. Conocía la Semana Santa de Huelva, pero no llevaba al día la evolución de cada una de las hermandades. He podido, ilusionado, leer, estudiar y mirar cada una de las hermandades que la conforman. He observado que su patrimonio ha crecido enormemente y el Consejo ha sabido cómo articular todo esto dándole un sentido notable y cosmopolita.

¿Qué nos podría adelantarnos algún detalle de la obra? ¿Estará reflejada la situación que estamos viviendo en el cartel?

A día de hoy, a horas de desvelarse mi trabajo, creo que lo más importante a destacar es la ilusión que noto por parte de todos los que han hecho que el cartel esté ahí. Que esté para todos los onubenses por el tesón de luchar día a día por construir una Cuaresma lo más cercana posible. Supongo que el cartel no es más que el punto de partida y ahí no puedo ni podemos fallar.

El presidente del Consejo de Hermandades ha calificado el cartel como “la obra cumbre” de la cartelería onubense. Las expectativas están muy altas…

(Risas) Antonio González es una persona entregada totalmente a todo lo que propone, a todo. Él me dió total libertad para realizar el encargo y encajé perfectamente desde el primer momento. Le estoy enormemente agradecido tanto a él como a todo el Consejo y a sus asesores. Su apuesta por autores contemporáneos como David Payán o el autor del Vía Crucis del pasado año, Ricardo Gil, han dejado de manifiesto su buena dirección. Mi obra no es más que la llave que abre esta Cuaresma de 2021, para el año que viene ya no sirve.

En los últimos años el cartel de Huelva ha tenido gran repercusión y muy buena crítica a nivel artístico. ¿Asusta aceptar este encargo o, al contrario, es un reto a nivel profesional?

Bueno… los pintores siempre han vivido de encargos. Es obvio que puede ser para algunos creadores asfixiante y para otros liberador. Para mí en concreto me resulta liberador, me gustan los trabajos muy antagónicos a mí. Pintar, componer, escribir… son vidas que a veces nos llegan de lejos, pero nos enriquecen extremadamente. Tanto si es un encargo por parte de una ciudad como si es de un particular, el resultado debe ser llegar con la misma intensidad.

Esta buena crítica a nivel profesional ha chocado muchas veces con la acogida que la obra ha tenido por los cofrades. ¿Dónde está el equilibrio?

Pintar, como es este caso, es emocionar fundamentalmente. A veces «lo contemporáneo» no resulta fácil y legíble. Quizás haya que hacer un esfuerzo por educarse la visión para poder ser permisivo con todo lo que nos resulta lejano, opaco. Dejarse llevar por una estética simplista nos hace flaco favor y no nos deja ver más allá. Otra cosa son los «artistas» aficionados que artísticamente resuelven un «cartelito» amable y simpático… pero eso es otro mundo.

Para terminar, ¿cómo espera que la Huelva cofrade reciba su cartel?

Espero que Huelva, no sólo la cofrade sino toda Huelva, reciba mi cartel, su cartel, como un abrazo incondicional de fraternidad y esperanza. Deseo de corazón que juntemos nuestro esfuerzo en uno sólo. Es su cartel, por y para Huelva. Así lo hice.

Sergio Borrero
Onubense, cofrade de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %