ActualidadBlog 2

La Hermandad de la Cinta y la Matriz de Almonte sellan con su hermanamiento la devoción de toda una ciudad

Jornada para la historia devocional de Huelva la vivida ayer en el Santuario del Conquero. Las hermandades de la Cinta y la Matriz de Almonte se hermanaron en un acto que sella para la historia aquello que los onubenses llevan a gala desde tiempos inmemoriales, el amor compartido a la Santísima Virgen en sus advocaciones de Cinta y Rocío.

Con un maravilloso atardecer por testigo, que pintaba de colores el cielo que cubría el Santuario Diocesano de la Cinta, se celebraba este acto que la pandemia obligó que no fuera multitudinario. El obispo de Huelva, D. Santiago Gómez, presidía la eucaristía a los pies de la Virgen de la Cinta, concelebrada por el rector del Santuario, D. Andrés Vázquez, el director espiritual de la Matriz, D. Francisco Jesús Martín y los directores espirituales de Huelva y Emigrantes, D. José Antonio Omist y D. José Manuel Barral respectivamente. Al acto acudieron las juntas de gobierno de ambas hermandades, así como las autoridades de la ciudad y diferentes hermanos de ambas corporaciones.

Al término de la Santa Misa, cantada por el Coro de la Hermandad de Huelva, el secretario de la Hermandad de la Cinta dio lectura del acta de hermanamiento, resaltando y destacando los vínculos históricos que unen ambas devociones y el peso que en el corazón de todos los onubenses tienen la Virgen de la Cinta y la Virgen del Rocío. Posteriormente, Esteban Brito, hermano mayor de la Cinta y Santiago Padilla, presidente de la Matriz de Almonte, firmaron dicho documento, actuando de testigos el obispo de la Diócesis de Huelva, los alcaldes de Huelva, Almonte y La Palma del Condado y los presidentes de las hermandades de Huelva y Emigrantes.

Sergio Borrero
Onubense, cofrade de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %